martes, 20 de diciembre de 2016


CASA HUNDERTWASSER - KRAWINA. VIENA.





Hace varios meses, por motivos familiares, el blog no ha visto incrementadas sus entradas. Espero que esto se subsane el próximo año 2017 y pueda aportar nuevos post para continuar disfrutando con todos vosotros. Daros las gracias por la fidelidad que mantuvisteis durante todo este tiempo de ausencia.


Hoy, revisando mis recuerdos, encontré mi visita a la casa Hundertwasser-Krawina situada en plena ciudad de Viena. Punto de parada si realizáis un viaje a la capital.
Se encuentra situada en el distrito 3, entre las calles Kegelgasse y Löwengasse. Es propiedad del Ayuntamiento de Viena. Fue construida entre Agosto de 1983 y Octubre de 1985, siendo inaugurada en Marzo de 1986.


 Su aspecto varía según en que estación nos encontremos. La idea original es integrar la casa y la naturaleza, un espacio en el que conviven en armonía el hombre y la naturaleza. 50 viviendas de diferentes dimensiones, que van desde los 30 metros cuadrados a los 150, conforman este edificio, ademas de una consulta médica y cuatro locales comerciales. Su construcción ha costado unos seis  millones de euros. Esta habitada por unos 150 vecinos aproximadamente, que conviven con unos 250 arboles y plantas, distribuidos por todo el edificio.


Su aspecto exterior es multicolor, se han utilizado varios colores en tonos rojo, azul, amarillo, blanco y gris. Cada superficie coloreada es una vivienda particular y las zonas grises son las comunitarias. Sus ventanas no son iguales, existen ocho tipos de ventanas diferentes y están colocadas según la luz que recibe la casa, por eso las inferiores son las ventanas mas grandes ya que las superiores reciben mas luz por lo que se han colocado mas pequeñas. Nos hemos de fijar en las claves de la parte superior de las ventanas, hechas de cerámica, el artista pretendía con ello la union óptica. En su creación el artista apeló al  derecho de cada inquilino a decorar la fachada a su gusto, en todo aquel espacio que su brazo, saliendo por la ventana, llegara a alcanzar. Hasta el momento ningún inquilino ha hecho uso de ese derecho, decorando como quiera el trozo de marco que bordea  su ventana por el exterior y que esta pintado en algunas de las ventanas, con un color diferente. 


La casa presenta infinidad de elementos decorativos y figuras. Los muros de los balcones y terrazas están rematados con bolas de piedra y estatuas clásicas, a semejanza de los jardines de las antiguas villas romanas. 


Mientras que las columnas no solo son de apoyo y soporte sino que tienen una función decorativa dando una sensación muy alegre.


Los árboles varían con las estaciones lo que hace variar al mismo tiempo la apariencia de la casa, pero no solo están en las terrazas sino que hay los llamados arboles inquilinos, estos crecen desde el interior al exterior, están plantados en pequeños balcones en el interior y salen hacia el exterior, siendo los propios vecinos los encargados de regarlos con el agua recogida en unos depósitos situados para tal efecto.


La Plaza situada delante de la casa se construyo como zona peatonal y su suelo es ondulado, semejante a los desniveles que existen en el bosque, se pueden ver ocho arboles que dan sombra y una fuente de estilo romano, el agua cae en cascada hasta una pila revestida en mosaicos. 


Desde esta plaza se sube por una escalera hasta la cafetería-terraza de la primera planta, donde se puede tomar un cafe y algún pastel de la repostería vienesa.


En frente de la casa se encuentra un pequeño centro comercial, inaugurado oficialmente en junio de 1991, en su interior las fachadas de las tiendas y los caminos nos hacen la sensación de caminar por una aldea, consta de dos pisos donde se distribuyen las tiendas y un bar.



En el bajo se encuentran los servicios públicos, éstos están decorados siguiendo el estilo de como se hayan decorados los de los inquilinos. Puesto que en el interior de la casa no se tiene acceso me he tenido que conformar con fotografiar el exterior.












NOTA: Sorprende en un barrio absolutamente urbano encontrarnos con esta casa y mucho mas el concepto de la armonía del hombre con la naturaleza en convivencia, cuando la miraba me hizo gracia ver su colorido y la frondosidad de las plantas y arboles, como si saliera de un bosque o mejor dicho estuviera en el bosque, pero cuando leí su historia fue cuando realmente comprendí la idea que Hundertwasser y Krawina quisieron transmitir. Me gustaría que mas ayuntamientos copiaran la idea de casas ecológicas realizadas para viviendas sociales, porque lo mas estupendo de todo esto es que son casas de alquiler y este es totalmente asequible, lo que no tengo idea es de como se accede a ello, si es por sorteo o que criterios se siguen, si yo viviera en Viena no tendría duda de intentar que mi residencia fuera en este magnifico edificio.




Publicar un comentario