sábado, 1 de noviembre de 2014

COMO PREPARAR DE FORMA MAS RÁPIDA, UNA GUARNICION DE PATATAS PARA ACOMPAÑAR LAS CARNES GUISADAS.

¿ A quien no le gusta esas patatinas redondas y pequeñitas que acompañan tan bien la carne guisada o, como es tradición en Asturias, al "Pitu Caleya"?.  Otro día os subiré al blog la receta, paso a paso, de como se hace el famoso "pitu caleya". En realidad podríamos decir que ésta seria una parte de tal receta; porque unas buenas patatas redondas y pequeñas, rehogadas en la salsa del pollo, es el mejor acompañamiento que existe. 
Las patatas han de tomar el sabor de la carne. La mayor parte de la gente las hace friéndolas en aceite de oliva y luego rehogandolas en la salsa. Eso las hace muy ricas pero en exceso calóricas. Yo os presento otra forma de hacerlas, pero no porque sean menos calóricas, que si lo son, sino porque son muchísimo mas rápidas de hacer y cuando las comes no tienen nada que desear en comparación con las que preparas fritas. Este truquillo es de mi madre que, en sus clases de cocina, les aprendía a hacer los platos de la forma mas económica posible en lo referente a la utilización de los tiempos de trabajo; sin por ello dejar de estar sabrosisimos. 
Como comprendereis la cantidad de patatas es un poco personal, porque depende de la cantidad de carne y del gusto de cada uno por poner mucha o poca guarnición, así que hablemos de un kilo de patatas pequeñitas; de esas que son nuevas y se utilizan en guarniciones. De hecho, a veces las venden específicamente en bolsas de medio a un kilo. El único problema es que hay que pelarlas y hay que ponerse de paciencia :). Eso ya consume un buena parte de nuestro tiempo, de ahí que si luego podemos ahorrarnos el tiempo de freirlas,  mejoraremos en rapidez y comodidad la receta, sin perder en calidad y sabor.  ¡Vamos alla!

INGREDIENTES

  • Patatas pequeñas de guarnición. (Un kilo para unos cuatro a seis comensales, depende del resto de acompañamientos).
  • Una caña de perejil.
  • Un cuarto de cebolla
  • Dos sientes de ajo
  • 1/2 hoja de laurel
  • 75 ml  de vino blanco
  • media cucharilla de pimienta en grano
  • 2 guindillas secas de Cayena (opcional para los que gusten del picante)
  • Unas hebras de azafrán
  • Sal


PREPARACION


Pelar y lavar las patatas

Poner a hervir una olla con agua abundante y en la que se añade el perejil, la cebolla, los ajos, el vino blanco, laurel, pimienta, sal y las guindillas opcionales.

Cuando comience el hervor añadir el azafrán y las patatas. Dejarlas cocer hasta que estén tiernas,  pero no deshechas. Según el tamaño se hacen mas o menos rápido. Cuando lleven unos siete minutos pinchar una con un tenedor para comprobar el punto de cocción, el tenedor ha de deslizarse, pero la patata ha de quedar integra. Es importante no pasarse de la cocción sino tendremos puré de patata :). La experiencia es el mejor maestro. 

4º Una vez cocidas escurrirlas

5º En una cacerola sacar la salsa de la carne y rehogarlas cuatro minutos para que tomen todo el sabor. y listas para su presentación



NOTAS: he de hacer algunas consideraciones, como por ejemplo que si no tenéis patatas pequeñas las podéis hacer, tan fácil como coger una grande, partirla en cuadrados grandes y luego cada cuadrado darle con el cuchillo la forma de patata redonda. Otro día subiré el post, porque no siempre dispongo de patatas chicas y en cambio las utilizo mucho en guarniciones y presentaciones.
Otro punto que quiero aclarar es que las patatas chupan la salsa, por eso debéis de hacer la carne con abundante salsa y no dejarlas en la salsa, una vez rehogadas. Si es que no las vais a presentar de inmediato no las rehoguéis hasta el final, se dejan enfriar una vez cocidas y las tenéis medio preparadas para el toque final. Por ultimo, si alguien quiere economizar salsa y no le importa que la patata no coja el sabor de la carne, otra opción sería freírlas en aceite de oliva,  después de cocidas. Con un minuto seria suficiente. Esto haría que cojan costra dorada, mejorando su presentación pero no estarían empapadas de aceite. Con un minuto seria suficiente. Espero sinceramente que estos truquillos os gusten y os ayuden a preparar vuestras comidas de forma mas rápida.


Publicar un comentario