viernes, 3 de julio de 2015

PIZZA ALLA BURRATA. UNA IDEA ORIGINADA EN FLORENCIA



He regresado de mi viaje por Europa en autocaravana. Han sido 33 días intensos en emociones nuevas, lugares magníficos y largas caminatas por las montañas. He llegado exhausta pero con energía renovada y en la cabeza miles de ideas. Ahora solo necesito organizar un poco mi tiempo y compatibilizar mis aficiones con mi trabajo y todo será perfecto. 

 El año pasado estuve en Florencia y este año he vuelto a Italia, cuando hacia el regreso entré en una tienda de quesos y allí encontré el queso burrata. Inmediatamente me vino a la cabeza, la rica pizza que comimos en Florencia hace un año y que no he podido hacer porque donde vivo no he encontrado queso burrata. ¿Lo conocéis los que nos sois italianos?. Mi historia con este queso parte de Paris, cuando vivi allí en la tienda italiana que había en la esquina, vendían este queso. Yo ni sabia de su existencia y allí fue donde lo compre por primera vez. Es un queso untuoso, un poco dulce y de sabor suave y de color muy blanco. 

Algunos piensan que es un mozarella o un tipo de mozarella, pero eso no es así. El queso burrata se hace formando una bolsa de queso, con queso mozarella y que es rellenada con una crema de queso realizada con leche y el cuajo o suero agrio de formar mozorella. Espero explicarme, después de leer como se hacia creo que es de la siguiente forma. La leche (supongo que de búfala y no de vaca, pero ese punto aun no lo tengo claro del todo), la ponen a cuajar y cuando el cuajo es duro le añaden el suero un poco acido, de haber hecho queso de mozarella. Lo dejan unas horas y entonces se forman una especie de hilos en la crema de leche, este último  proceso es en menos de seis horas. Cuando se forman esos hilos es cuando esta a punto de envolverlo en una bolsa realizada con queso mozarella caliente. La atan y entonces lo ponen en salmuera para salarlo. Asi es como se distribuye, el gran problema es que es un queso fresco que se debe de consumir en tres días máximo, de ahí su dificultad de distribución. En el mercado hay quesos burrata que les ponen unos conservantes, pero ya no seria un autentico queso burrata. 

Este queso es extremadamente blanco y cremoso, de ahí deriva su nombre burrata. En italiano a la mantequilla la llaman burro, o sea que seria algo así como decir un queso mantecado. Insisto, si tenéis oportunidad de comprarlo, probarlo. Se puede comer con pan y un buen aceite, mas sencillo imposible; o con tomate, pero yo hoy os subo el post de una pizza que nadie me dio la receta exactamente, sino que  el año pasado comí en una pizzeria, ya os comento esta deliciosa pizza en mi post de Florencia.  Este año nada mas de llegar de mi viaje, me hice la pizza en casa con mi versión. Por cierto, ¡muy buena también! Así que aquí os la paso.



INGREDIENTES


  • Un paquete de masa de pizza
  • Un bote de salsa de tomate ecolgico
  • Cuatro tomates naturales
  • Un paquete de medio kilo de queso burrata
  • Dos ramilletes de albahaca o bien dos cucharadas de albahaca fresca en tubo
  • Sal, aceite  y oregano




PREPARACION



Extender la pasta sobre un molde

Cubrir con la salsa de tomate

Cubrir con el tomate natural en rodajas, una vez pelado y espolvorear con la sal y oregano

Cocer en horno fuerte a 200 grados 25 minutos (según horno y pasta). Colocar la pizza en la parte baja del horno así será una cocción mas similar a un horno de leña. (Tocando la bandeja con el suelo del horno). Cuando la pasta comience a tomar color sacar del horno

Distribuir el queso burrata por la pizza y colocar las ramas de albahaca y dejar cocer otros 5 a 10 minutos. Servir con  un buen aceite que cada uno añadirá a su gusto.



Publicar un comentario