lunes, 14 de diciembre de 2015

PATATAS AL AROMA DE LAUREL. GUARNICION PARA CARNES





Cuantas veces he oído eso de " yo no como patatas que engordan mucho". Pues no es exactamente la verdad. En esta vida todo lo que se coma puede llegar a engordar; todo depende de las circunstancias. Con eso me refiero a que hay multitud de factores que influyen en que una persona engorde y otra no. Pero ese no es el tema de hoy, sino que hoy lo que os subo al blog es una receta con patata. Os aseguro que no es tan prohibitiva como se dice; es cierto que son hidratos de carbono, pero con muchos minerales y fibra; también hace que, si comemos patata, nos encontremos mas llenos y evitemos picar entre comidas. ¿Sabiais que aportan vitamina C?, y en buena cantidad, así como otra serie de minerales. Cien gramos de patata, sin añadirle ninguna grasa, sea hervida, o cocida, o asada, solamente aportan unas 80 calorías; ¿que es eso en relación a las 1200 ó 1300 calorías basales que debemos, como mínimo, consumir?. Aunque en el tema de dietas, me dedicaré en otro momento, no creo que en estas fechas de Navidad sea lo mas adecuado, ante el maratón gastronómico que se presenta. Con moderación podemos permitirnos comer patatas sin ninguna remordimiento de conciencia en cuanto a que estamos haciendo algo en contra de nuestra salud.

Recordar finalmente que la patata tiene su origen en América y los españoles las trajeron a España desde donde se distribuyo al resto de países. Es uno de los alimentos mas consumidos mundialmente.

Este plato se puede utilizar como guarnición de carne y es muy sencillo de hacer. Tenéis todas las Navidades para ensayarlo.


INGREDIENTES  


  • Patatas
  • Una hoja de laurel por patata
  • Una cucharada de aceite de oliva por patata
  • Sal.


PREPARACION



Lavar bien las patatas con la piel y secarlas

Con un cuchillo bien afilado, dar cortes sin llegar al final. Las rodajas serán de un centimetro.

Salar  e introducir en el corte de la mitad, la hoja de laurel.

Regar con el aceite y meter en el horno que previamente habremos calentado a 170 grados

Ir bañándolas con el aceite de la cazuela, mientras se asan. Tiempo total de unos 60 minutos. Sabremos que están, cuando al pincharlas, se introduce la brocheta fácilmente.



NOTA: Esta receta la he obtenido de la revista Saveurs del pasado enero del 2015. Muy sencilla de hacer y os garantizo que es un excelente acompañamiento para un entrecot.







Publicar un comentario