jueves, 14 de abril de 2016

PATATAS AL AJO POLLO. RECETA FÁCIL Y ECONOMICA .




Patatas al ajo pollo es una receta clásica de mi familia. Preguntando a mi madre de donde la había sacado, me contó que de un libro de cocina de la sección femenina. El libro pertenece a nuestra colección familiar. Recordando sus orígenes, mi madre me contaba que, cuando ella daba clases de cocina, y hacia esta receta, siempre había tenido muchísimo éxito; pues se trata de una receta muy económica, para bolsillos reducidos, que tiene un sabor exquisito y ademas se hace en media hora. Todo son ventajas. A mi me encantan las patatas y esta forma de hacerlas resulta un plato estupendo, incluso para una ocasión en que tengamos invitados a comer.
Paso a hacer la receta tal como mi madre me la dicto, que no es exactamente como aparece en el libro, pues yo no utilizo azafrán y quizás la proporción de cantidades no sea exacta, pero si respeta los ingredientes y  su modo de preparación.


INGREDIENTES


Se calcula una patata por comensal de un tamaño grande


  • 4 Patatas grandes
  • 4 Ajos
  • 30 Almendras
  • 50 cc  Aceite
  • 50 cc Vino blanco
  • 2 Rebanadas de pan del dia anterior
  • 1 Huevo
  • 1 Hoja de laurel
  • 12 Granos de pimienta blanca
  • Sal y un manojo de perejil



PREPARACIÓN


Lo primero sera pelar las almendras, para ello se pone agua a hervir, y cuando este en punto de ebullición se añaden las almendras con su piel y se dejan en reposo tres a cinco minutos.

Se sacaran del agua caliente pasados unos minutos y con ayuda de los dedos se les eliminara fácilmente la piel

En una sartén añadir el aceite y calentarlo. Se freirán las almendras peladas y secadas, hasta que tomen un bonito color dorado

Se sacan las almendras y, en ese mismo aceite, se fríen los ajos que previamente habremos pelado

Después de freír los ajos, se fríen las dos tostadas de pan


En un mortero se coloca la pimienta, las almendras, los ajos y el pan


Majamos todos los ingredientes un poco y añadimos el perejil, continuando hasta obtener una pasta con todo. Este majado  se reserva


Se pelan las patatas y se trocean, pero la forma de trozear es chascándolas. Eso quiere decir que se corta un trozo y, antes de llevar al final el cuchillo, se rasga la patata. Este truco se hace para que la salsa  espese, pues de este modo la patata soltara mas fácilmente su almidón.

Colocar en una cacerola las patatas con el aceite que nos sobra de freír el pan, los ajos y las almendras, y rehogar las patatas. Si se ve que ha quedado demasiado escaso se pueden añadir otros 25 ml de aceite pero yo suelo hacer las comidas bajas en grasa por lo que añado para rehogar el vino blanco.




10º Una vez rehogadas las patatas se añadira el majado que hemos reservado, la hoja de laurel y se cubrirán con unos 750 cc de agua hirviendo con sal. justo que cubra las patatas.


11º Se ponen a cocer fuerte unos cinco minutos y luego bajar el fuego para que continúen otros 15 a 20 minutos, pero tapadas. Si se quedaran secas seria cuestión de añadir un poco mas de agua con sal hirviendo.



12º Mientras cuecen cocemos el huevo diez minutos en agua hirviendo, lo enfriamos, rallamos y picamos finamente el resto de perejil. Ambas cosas las utilizaremos para adorno.





NOTA: La receta original utiliza azafrán pero en mi familia en esta receta no suele utilizarlo. También se pueden servir no con huevo cocido, sino con huevo escalfado, en razón de uno por comensal haciendo el plato mas completo y como comida única. Esta receta siempre ha tenido mucho éxito en todos los hogares, así que os animo a probarla, ademas es muy fácil y rápida de hacer. Si queréis adelantar el trabajo y acortar el tiempo  un poquito, podéis hacer el majado el dia anterior y reservarlo



Publicar un comentario