lunes, 22 de diciembre de 2014

CASADIELLES DE HOJALDRE . COCINA DE ASTURIAS

Casi, casi, no llego...¡pero si!. No es 24 de Diciembre, aun todos podéis hacer "les casadielles" para Nochebuena y Navidad. Los que no seais asturianos puede que no conozcais esta delicia, son facilísimas de hacer y garantizo el éxito. "Les casadielles" forman parte de la cultura asturiana. Las mas conocidas son fritas en aceite de oliva o girasol, pero hoy os subo las de hojaldre y cocidas en el horno, porque creo que son las que mas identifican a mi familia. Hoy no os explicare toda la historia de este postre porque sino llega la Navidad y este año, aquellos que no las habéis probado, no tendréis oportunidad de hacerlas y degustarlas...
Si ya teneis el hojaldre se hacen superápido, si no sabes hacer el hojaldre, os he subido al blog un método paso a paso de como hacer el hojaldre. Como ultima opción es que si el tiempo se echa encima y tenéis prisas, que compreis el hojaldre hecho y en otro momento os ponéis a hacerlo. El próximo año, con mas tiempo, lo tendréis en el congelador preparado para estas fiestas.


INGREDIENTES (Para unas 20-23 unidades)



  • 1/2 kgrs de pasta de hojaldre. ( realizado con 250 grs de mantequilla y 250 grs de harina)
  • Para el relleno no tengo cantidades exactas pero con un kilo de nueces sin cascar suele ser suficiente, ya que el promedio viene a ser 350 grs de nuez en grano por cada kilo.  
  • Azúcar blanco en proporción de un tercio de la nuez molida. Azúcar glas para decorar
  • Dos cucharadas de anis



PREPARACION DEL RELLENO


 Moler la nuez;  mezclar con el azúcar

La proporción  es de 3/1. O sea, por cada tres partes de nuez se pone una de azúcar. Se mezcla bien

Añadir el anis, para perfumar, pero que no quede muy mojado; al apretarlo con la mano quedara ligeramente compactado. Ya tenemos el relleno preparado. (Si nos sobrara puede guardarse en la nevera en una bolsa de plástico y utilizarlo en otra ocasión; o bien aprovecharlo para un bizcocho de nuez.)


FORMACION DE LAS CASADIELLAS


La masa de hojaldre al corte, presenta las distintas capas. Muy importante no amasarlo, sino que se estirara desplazando el rodillo suavemente.

Extenderemos el hojaldre hasta un grosor de unos  0,2-0,3 centímetros. Cuanto mas grosor, mas subirá y, la casadiella, estará con demasiada pasta. La ideal es encontrar el equilibrio de relleno y pasta

Es importante cortar con un cuchillo todos los bordes del  rectangulo, para que una vez formadas las casadiellas, al cocerlas, el hojaldre se abra en capas y suba.

La anchura de la tira, sera la que deseemos de casadiella. (A mi me gustan como de unos 8 a 10 cm una vez cocidas; como el hojaldre aumenta al cocerlo, la tiras suelo hacerlas de unos 7-8 cm aproximadamente). Colocamos una cucharada del relleno en el extremo inferior

Con los dedos, cogeremos todo el borde inferior hasta cubrir el relleno,  aun daremos otra media vuelta. Haremos un enrollado de la nuez con la pasta de hojaldre. Es importante enrollar bien la nuez sino, al crecer el hojaldre, la casadiella se abrirá y se deformara.

Con un cuchillo haremos el corte de la pasta, para independizar la casadiella.

 Colocaremos sobre una bandeja de horno. Siempre se colocara hacia abajo el cierre de la casadiella, para evitar que se abran al cocer y se deformen.

 Se calienta el horno a 220 grados y cuando este bien caliente se introducen las casadiellas.  El tiempo de horneado viene a ser de unos 20 minutos, pasados los cuales y cuando estén doradas, se sacan, se dejan enfriar en una bandeja y, cuando estén frías, se espolvorean de azúcar glas. (Podemos guardarlas formadas, en la nevera, y cocerlas mas tarde si se quiere). 


NOTA: Recién hechas están buenísimas, pueden guardarse sin problemas, siempre envueltas para que no se endurezcan y sequen. En mi familia las envolvemos en papel de celofán transparente y así se conservan todas las Navidades. Os aseguro que los adictos cada dia crece en numero. Siempre me he preguntado si no tienen un origen árabe porque me recuerda un poco los pasteles árabes. Mi familia tiene una tradición de hacer una de las mejores casadiellas y aunque suene un poco petulante, os aseguro que es cierto. Mis padres han hecho docenas y docenas, ya que cuando era niña, como os comente en algún momento, fueron pioneros del catering a domicilio, y las hacían, por encargo, a particulares. Yo misma durante mis estudios universitarios realizaba varias docenas para venderlas en la fiesta del pueblo y así sacar unos dineros. Son como la insignia de la familia y ya que mi madre por edad no puede hacerlas, somos sus descendientes los que continuamos la tradición. Yo no me dedico profesionalmente a la cocina, pero no quiero guardarme ninguno de los secretos que mi abuela y mi madre me han transmitido porque difundiéndolos, cada vez que alguien haga estas casadiellas, o bien las coma, sera hacerles un homenaje a ellas. Os deseo a todos unas ¡Felices Fiestas Navideñas.!




Publicar un comentario