lunes, 13 de octubre de 2014

JARDINES MAJORELLE. MARRAKECH

No se puede dejar de visitar este precioso lugar, un jardín de cactus y vegetación que no solo te hace sentir el placer visual del color azul majorelle mezclado con el verde de la vegetación, sino que sientes el frescor en el ambiente caluroso de Marrachek.

Jacques Majorelle nació en Nancy en 1886 y su carrera de pintor le llevó hasta Marrakech donde en 1924 adquiere un terreno que termina siendo este precioso lugar. Estos jardines permanecen abiertos al publico desde el año 1947 sin ser cerrados, aunque Jacques Majorelle muere en 1962 tras tener un accidente de coche y volver a Francia. Yves Saint Laurent y Pierre bergé los adquieren y restauran continuando en la misma linea. 

En la actualidad pertenecen a la Fundacion Pierre Bergé - Yves saint laurent y estan abiertos al publico durante todo el año, se sitúan en el barrio de Gueliz, creo que el mas elegante de todo Marrakech. La entrada actual es de 50 dirham, un equivalente a unos 5 euros.  El horario de apertura es de 8 h a 18 h en los meses de mayo a septiembre incluido y de 8 h a 17:30 h, el resto de meses del año, exceptuando el mes del Ramadan que cierran a las 17 horas.

Una vez que traspasas la puerta de entrada te encuentras con el bonito contraste del azul y el verde, salpicado de pequeños trazos amarillos y naranjas que aportan las ánforas distribuidas a lo largo del camino. Al fondo la casa que alberga el Museo Bereber, abierto al público recientemente, diciembre de 2011 y donde se guardan varios objetos de la cultura de este pueblo, el mas anciano de Africa del Norte.

Dentro de los jardines, compuestos por variedades de cactus de diferentes países, bambus, palmeras y plantas de jardinería se respira una atmósfera paradisiaca, realzada aun mas si el día es caluroso. Si se visita Marrakech con suficiente tiempo yo aconsejo reservar una tarde entera para disfrutar este bello lugar, sentarse en los bancos que se distribuyen a lo largo de los senderos que bordean el estanque situado a lado de la casa, y finalmente disfrutar de un helado o un the a la menta, en el restaurante del interior de los jardines.

Aprovechar para llevar vuestra cámara e inmortalizar en el recuerdo esta visita, hasta podéis sentiros unos top model paseando y dejandoos fotografiar en el lugar donde los mejores modelos han posado para los mejores fotógrafos.
Publicar un comentario