lunes, 24 de marzo de 2014

GALLETAS DE MANTEQUILLA

Actualmente considerar a la mantequilla como un alimento recomendable no es fácil, pero tiene una serie de propiedades que son beneficiosas como el aportar Vitamina A, o bien Iodo. Se clasifica dentro del grupo de las grasas y 100 gramos aportan cerca de 900 Kcal, de lo que deducimos que no es indicada en las dietas hipocalóricas de adelgazamiento. Recordar que tiene un alto contenido de sodio por lo que en dietas hiposódicas debería restringirse.

Yo considero que no existe ningún alimento nocivo, todo depende de la cantidad que se ingiera. Así que, poniendo en una balanza el placer de  paladear una galletita de mantequilla, contra sus posibles efectos perjudiciales; me inclino a que al menos una vez al año podemos darnos el gusto de comernos algunas galletitas de mantequilla.


Ingredientes

225 gr de mantequilla a temperatura ambiente

250 gr de azúcar

2 huevos

500 gr de harina

1/2 cucharilla de cafe, de sal

Esencia de vainilla opcional




Preparación

1º Batir la mantequilla con el azúcar previamente molido, hasta integrarlo bien y ver que aumenta su volumen.

2º Añadir las dos yemas de huevo. (Reservar las claras)

3º mezclarlo bien y añadir la sal y la esencia si se prefiere con ese sabor. (Yo personalmente no la añado pues me gusta el sabor de la mantequilla).








4º Cuando este todo incorporado, se añade la harina tamizada a cucharadas.






                                                                               

5º Verter la masa sobre una hoja de papel de horno, terminar haciendo una bola que se partirá en tres. 

6º Cada parte se extiende entre dos hojas de papel de horno, con un grosso de medio centímetro. Se colocan unas sobre otras entre los papeles y se dejan reposar en la nevera. Mínimo es aconsejable una hora, pero yo en concreto las dejo al menos cuatro horas, o suelo hacer hasta este paso por la noche y formar las galletas y hornearlas al día siguiente.





7º Después del reposo, saco la pasta que se encontrara dura, y procedo a cortar las pastas con moldes de diferentes figuras. La pasta esta dura,  en caso de que se ablande la introduzco nuevamente unos minutos en la nevera para que enfríe y pueda manejarla mejor. Si se encuentra demasiado dura y fría solo necesito dejarla algunos minutos a temperatura ambiente y se manejara mas fácil.




8º Una vez cortadas las galletas, las coloco sobre el papel de horno encima de la bandeja para hornear. Las pinto con la clara de huevo que había reservado y en algunas coloco una almendra pelada y cruda, vuelvo a pintar con clara de huevo. Otras, después de pintarlas con el huevo, las apoyo sobre azúcar blanca en grano y las meto directamente a hornear.

9º Precaliento el horno a 180º y las cuezo durante un tiempo variable de 10 a 14 minutos, según tipo de horno. 

10º Una vez horneadas las dejo enfriar en una rejilla, justo nada mas de sacarlas del horno, están blandas y se romperían si tratara de manejarlas. Al enfriar se endurecen. Algunas las espolvoreo con azúcar en polvo.


NOTA: Esta receta en realidad es universal. Creo que la diferencia de sabor se debe a la calidad de los ingredientes mas que a las mínimas variaciones de una receta a otra. En concreto yo no añado la clara porque eso las endurece mas, a no ser que pretenda sacar unas galletas mas bien duras para decorar y que no se rompan tan fácilmente, en ese caso retiro la yema y a la masa le añado la clara o bien todo el huevo. En otro momento os subiré algunas variaciones y como decorarlas de forma mas atractiva.
Por último deciros que puede que resulten demasiados dulces y solo aptas para los extremadamente golosos, la alternativa es reducir la cantidad de azúcar y solucionado el problema!.




Publicar un comentario