sábado, 29 de marzo de 2014

TARTA DE SANTIAGO (TARTA DE ALMENDRAS)


Si me hicieran la pregunta de: que alimentos son mis preferidos, ¡voila!,  las almendras estarían citadas entre los diez primeros. Tienen un hechizo hacia mi. Su sabor, hace años que me han hecho adicta a este fruto seco. Recuerdo el olor de almendra recién tostada que mi abuela y mi madre siempre preparaban para sus dulces. Aunque soy del norte y las almendras son del mediterráneo, en mi familia han sido incluidos desde siempre en la dieta. No solo para los postres, sino que en muchas ocasiones mi madre nos daba un puñado a mi hermano y a mí,  de aquellas almendras recién tostadas.  Ella las compraba por kilos; las metíamos en agua caliente para que la piel se ablandara rápido, (sino otro medio es esperar varias horas o toda la noche). Después de dejarlas reposar unos minutos, las pelábamos con muchísima facilidad, y ya empezábamos a comerlas sin esperar a que las pasara por el horno. Luego de que adquirieran un bello tono tostado, las metía en un tarro de cristal, cerrado herméticamente, y al cual atacábamos en los días sucesivos. En mas de una ocasión mi madre se encontró que no tenia suficientes para hacer una tarta, porque mi hermano y yo habíamos dado buena cuenta de ellas. Hay ciertos alimentos que de niña me encantaban, pero con el paso de los años ha disminuido mi preferencia, con las almendras no, son adictivas, creo que incluso me he hecho mas adicta. Continuo incorporandolas en mi dieta diaria y en muchas ocasiones en lugar de comerme una ración de carne o pescado, la sustituyo por un buen puñado de almendras. Son ricas en vitamina E, calcio y tienen bastante hierro. Es cierto que 100 gramos son mas de 600 kilocalorías pero unos 30 gramos solo serian 180 kilocalorías y para mi son tan saciantes como una ración de carne o pescado.

Hoy os pondre como hacer una de las tartas mas fáciles y mas rápidas de preparar que conozco, no puedo decir que mas exquisitas, porque mi debilidad por las almendras hacen que no sea objetiva, pero cada vez que hago probar la tarta a alguien, todos concluyen que esta buenísima…y es cierto, porque nunca quedan restos.

Esta receta la investigue y finalmente me quede con la que se puede encontrar en internet, (en el video de recetas de thermomix España) yo la he hecho con thermomix y sin ella, casi la prefiero hacer sin ella, los huevos apenas se baten y es tan rápida de hacer que las últimas veces me incliné mas por prepararla a mano.


 Ingredientes:

250 grs de almenda cruda.

200 gramos de azucar y un poco mas de decoración.

4 huevos

corteza de medio limon rallada (optativo)

20 ml de coñac (optativo)

mantequilla para untar el molde.


Preparacion:

1º Picar la almendra sin llegar a que sea como harina, aunque puede utilizarse así; personalmente creo que el gusto es mejor si al comerla se encuentran pequeños trocitos sin moler. Si no se quiere hacer en casa se puede comprar ya molida, en ese caso será como la harina y para conseguir el efecto descrito, yo le añado una cucharada o dos de almendra que se compra y es granulada. Quien tenga thermomix o similar, puede hacerlo en casa y probar la textura que finalmente les guste mas.

2º El azúcar se ha de moler tambien, aprovechando molerlo con el limon rallado si se quiere ese ligero toque de aroma. He de comentar que la he hecho con el azúcar sin moler y también sale perfecta, pero quizás como mas grumosa, esto fue un día que iba con tanta prisa que solo tenia 20 minutos para realizarla y moler el azúcar me parecía una eternidad; ¡lo que es el estrés! y como la almendra estaba ya molida creo que me ahorre 10 segundos!!!!




3º Batir los huevos pero no mucho, no como para un bizcocho sino mas bien como cuando se hace para una tortilla e inmediatamente añadir el azúcar molido. (Si se opta por una esencia de coñac, es el momento de añadir dos o tres cucharadas).



4º Solamente queda que mezclemos unos segundos las almendras molidas y lista para verter sobre un molde. Esta tarta es mas bien fina, así que usar un molde de unos 20 cm de diámetro, al cocer aumentara de tamaño y aunque parezca que no cubre, si que levantara suficiente y quedara de un grosor de un centímetro y medio mínimo. Antes de verter la pasta hay que untar bien el molde con mantequilla.





5º El horno hay que tenerlo precalentado a unos 180º y el tiempo de cocción es de 15 minutos, depende de cada horno. es fácil de saber que esta cocida, cuando veamos su color ligeramente tostado y si la pinchamos con una aguja esta sale seca, sin pasta adherida.



6º Nos queda la decoración, en Galicia donde es un postre típico la decoran con la cruz de Santiago. Tan fácil como colocar una cruz de papel encima y espolvorear con azúcar glass, al retirar el papel (hacerlo de un solo golpe sino la cruz se borrara) quedara lista. Yo, cuando no quiero complicarme, sencillamente le pongo azúcar glass por toda la cubierta; pero siempre, siempre, siempre al servirla, comento que es la "tarta de Santiago"; por si algún invitado no la conoce. Lo que os he comentado: hasta la fecha siempre ha sido un gran éxito y cuando vivi en Paris era el postre mas fácil, mas rápido y que mas gusto a todos los que la probaron.



Nota: si quereis ponerle la cruz de Santiago solo tenéis que hacer una búsqueda por internet y copiarla de las imágenes, yo tengo una plantilla que con toda la paciencia dibuje a mano y que guardo de una vez para otra.




Publicar un comentario