viernes, 1 de mayo de 2015

LAGO COMO. VARENNA. VIAJE POR ITALIA DE LA TOSCANA A LOS DOLOMITAS



19 de junio de 2014

Esta mañana el despertar ha sido por el ruido de motores en medio del canto de pájaros, esta pequeña área esta repleta. No me extraña, dada su situación al borde del lago Como, con un área verde que separa las autocaravanas de las aguas del lago, donde se puede tomar el sol, o hacer volar los cometas. Mientras desayunamos hacemos resumen de nuestro viaje y vamos adelantados según el planning previsto, así que decidimos tomarlo con calma. Haremos un día de descanso aunque eso no significa estar sentados sin hacer nada, sino ver las cosas mas pausadamente, por eso esta mañana iremos a pasear tranquilamente como si fuéramos lugareños. 

Nos acercamos al pueblo de Colico caminando al borde del lago, es un hermoso paseo de unos veinte minutos, acompañados por un bonito paisaje de montañas que rodean el lago.

A modo de playa, existe una pradera verde y ante tan bella imagen no puedo evitar descalzarme y meterme en las aguas del lago, están frescas, pero mis piernas notan gran alivio.

El Lago Como es el tercer lago mas grande de Italia detrás de Lago Garda y el Lago Maggiore, también es conocido como Lago de Lario por su nombre en latín. Tiene forma de Y invertida y al oeste se encuentra la ciudad de Como, al este Lecco y  al norte esta Colico.
La mañana se va pasando agradablemente y, llegados al pueblo, decidimos buscar el Ayuntamiento. Queremos información de cómo poder hacer desplazamientos sin mover la autocaravana. El Ayuntamiento no lo encontramos, pero sí la estación del tren, así que recogemos horarios ya que hemos decidido quedarnos en Colico y hacer una pequeña excursión al día siguiente. 

Ya de retirada, vemos la línea de barcos del lago, como siempre la curiosidad nos atrae y vemos los recorridos y horarios de las diferentes embarcaciones; sobre la marcha, sin tiempo de pensarlo dos veces, decidimos hacer una de las excursiones esa misma tarde, así que retrocedemos sobre nuestros pasos, para comer en la autocaravana y de nuevo regresar al embarcadero e intentar visitar Varenna

La comida ha de ser rápida, por lo que  preparo la carne, comprada en Saint Moritz, con una ensalada de tomate y alcachofas, mas rápido imposible. Volver a la línea de barcos, ahora que sabemos el trayecto, nos lleva tan solo 15 minutos desde el área, incluso tenemos tiempo de tomarnos un café en el restaurante y bajar el correo de internet, pues en el área no llega la conexión que es gratuita desde el restaurante.
Las salidas en barco a Varenna es a las 15 horas y el precio tan solo 27 euros para los dos, en billete de ida y vuelta. 

El barco va haciendo escalas en los diferentes pueblos que bordean el lago, yo aprovecho en cada escala para hacer fotografías. Vemos como la gente practica diferentes deportes en el lago, sobretodo deportes en que el viento es una parte importante como vela, esquí acuático y windsurf


Varenna

Se encuentra en la parte oriental del Lago Como. Es realmente espectacular. Ya llegar en barco tiene su encanto, las construcciones llegan justo al borde del lago lo que hace que no exista carretera sino unos bonitos senderos empedrados, a la sombra de los muros, con arcos que hacen pequeños túneles, a la derecha el lago, tranquilo pero que regala su brisa y a la izquierda el pueblo levantando sus casas. 

Las calles ni existen, son escaleras que suben por la montaña. Tanto es así que los negocios costeros, al no tener espacio para colocar sus terrazas y no querer privar a su clientela de ellas, sacan cojines que distribuyen en la escalera de subida a las casas, haciendo unas bonitas terrazas donde, por ejemplo poder paladear el helado artesanal que puedes comprar, Italia con razón dicen que es el rey de los helados, los hay por doquier; la mayoría artesanales y de múltiples gustos.
En Varenna podemos visitar además de sus pintorescas calles, el Castillo de Vezio, construido a finales del siglo XI y principios del XII y reconstruido múltiples ocasiones. Actualmente se dedica a la cetrería con exposiciones permanentes sobre este arte y demostraciones con aves rapaces. El Museo Ornitológico y de Ciencias Naturales es otro de los lugares a visitar, pero será para otra ocasión.

La temperatura es muy agradable, la brisa del lago suaviza el calor y el paseo por el pueblo es acompañado de la vista de flores y pensamientos en macetas que dan gran colorido. Terminamos tomando un aperitivo en “Il Molo”, que tiene wifi gratis y una vista maravillosa. Me siento en plenas vacaciones estivales. A mi derecha capta mi atención un árabe sentado con cinco casi niñas, me queda la duda de si son sus hijas o sus esposas, prefiero pensar que son sus hijas aunque sean todas de edad tan parecida. 

Retomamos el barco de regreso, por supuesto haciendo fotografías, en esta ocasión es la luz de la tormenta la que capta mi atención y no solo la mía, pues Tino termina su tarjeta de fotografías de tanto disparar.

Cuando comienza la lluvia estamos en el trayecto de regreso, ésta no dura mucho, así que al parar de llover volvemos a salir a cubierta para ver la magia de la luz después de la tormenta.  Ha sido una tarde fantástica, que finalizamos con la toma de un aperitivo en el bar restaurante y preparando la visita del siguiente día. Esta pequeña área nos encanta y estamos dispuestos a quedarnos mas tiempo del planeado en un principio.


Lago Como
Publicar un comentario