domingo, 14 de septiembre de 2014

PASTA CON TOMATE Y ALBAHACA FRESCA. SPAGETTI Y FETUCCINI. DELICIA ITALIANA Y SIN COMPLICACIONES.

La pasta engorda. ¡NO!, la pasta no engorda. LO QUE SI ENGORDA ES TODO LO QUE COMEMOS ALREDEDOR DE LA PASTA. ¿A quien no le gusta la pasta?. Realmente hay poquísima gente que no le guste, mas bién diría que los adictos a ella se multiplican día a día. Cuando he viajado a Italia, concretamente en Milan, me fijaba en los cuerpos esbeltos de los italianos e italianas. Mas tarde comencé a fijarme que comían en los restaurantes y vi, con asombro, que sus pedidos eran pizza y pasta. ¿Como es posible?, me preguntaba mientras yo me debatía, si probar o no probar la cocina italiana, haciendo un calculo mental de la talla de la ropa que había metido en la maleta para aquel viaje en concreto. Porque os tengo que decir que raro es el viaje en que no aumento de peso; entra dentro de la lógica ya que he de escribir bien grande " YO SOY GORDITA PORQUE ME GUSTA COMER", pero esa es otra cuestión que debatiremos en otro momento y puede que en otro lugar :). Retomando el hilo, cuando vi que personas delgadas pedían pasta para comer y que en la ciudad era difícil encontrarse con gente obesa, comencé a reflexionar porque en España la pasta si engorda y en Italia no. Fué fácil encontrar la respuesta. En españa como costumbre, al menos lo que yo he vivido, es que la gente se pide un plato de pasta de primero y una pizza de segundo, y no solo se quedan ahí, sino que lo rematan con un buen postre y, por si fuera poco, en la cocina del restaurante ayudan haciendo tanto un plato, como el otro, con múltiples ingredientes. Así nos encontramos con la típica pizza primaveral en que deberían cambiar el nombre y ponerle "pizza de mercado de domingo". ¡Tiene de todo!, y ya no vamos a decir las que mezclan bonito, jamón de york, quesos, aceitunas y por si acaso es poco nutritiva, ¡que no falte el huevo!. ¿Y que me decís de la pasta?, siempre acompañada de una buena carne guisada y rematada con una salsa bechamel y queso gratinado. Os hablo de esos macarrones que hacían nuestras madres y abuelas y, que por cierto, están buenísimos….En conclusión, que la pasta engorda o no, según la costumbre de comerla. En Milan yo veía que la gente se pedía solamente un plato, o bien pasta, o bien pizza; pero jamas los dos a la vez. (Excepto los extranjeros que en el poco tiempo de estancia que poseen, están ávidos de probar todo tipo de comidas). Las pizzas eran sencillas, tres ingredientes, raro la que llevaba cuatro o mas, y no por eso dejaban de estar exquisitas; y en cuanto a la pasta, la mayoría se toma la pasta cocida y aliñada con una de sus salsas: con ajo y aceite, o bien al pesto, o bien tomate y albahaca, pero eso solamente, y terminan la comida con un buen helado. Volvi a España dispuesta a probar si la pasta engorda o no, y aplique lo que vi allí. El día que como pasta, hago menú plato único e intento, salvo ocasiones de reuniones, comer la pasta cocinada de forma sencilla. No mido la cantidad que ingiero, pero calculo raciones amplias, 100 gramos por persona aunque muchas recetas calculan 75 gramos. Intento que sea plato de mediodía, nada de comer los hidratos de carbono a la cena. Puedo aseguraros y certificar que la pasta NO ENGORDA.
Un fin de semana familiar, precisamente el fin de semana que nos dedicamos a la conserva del bonito en aceite, hicimos pasta al mediodia. Estos dias os he comentado que la familia se ha dedicado a cultivar unos hermosos tomates bio-ecologicos, parece ser que si plantas la albahaca entre ellos, esta planta impide que se parasiten de ciertas enfermedades o insectos, y lo cierto es que tomate y albahaca no solo maridan bien en la tierra de cultivo, sino en el plato de la mejor mesa del mundo. Os animo a preparar este sencillo, fácil, rápido y exquisito, ademas de sano, plato para que lo incluyáis en vuestro recetario particular y, a partir de ahora, quitaros ese agobio de si la pasta engorda, ¡que no! ¡que no engorda!; lo que engorda son los malos hábitos que rodean al plato de la pasta. ¡Buen provecho!


INGREDIENTES



  • 100 grs de pasta por persona
  • Un tomate mediano por persona
  • Un ramo de albahaca fresca por persona
  • Queso parmeggiano rallado
  • Aceite de Oliva al gusto. Sal


PREPARACIÓN


Siento no haber realizado todas las fotografías paso a paso, pero estaba tan ensimismada en el embotado del bonito que  me olvide de hacer fotografías paso a paso. Pido disculpas, pero es tan fácil de hacer este plato que creo que con las explicaciones os saldrá de maravilla ya que no tiene ningún truco, bueno sí, el truco es escoger la calidad de los ingredientes, pero este es un truco para todos los platos. Una buena calidad del producto mejora el plato en un 80%.

Lo primero que hice fue rallar el queso, la cantidad va a gusto de cada uno, yo suelo usar una cucharada, pero en la familia hay quien se sirve dos o tres, por eso ralle queso en abundancia.

Puse una olla con agua y sal a hervir, agua suficiente para cocer la pasta. La cocción viene indicada en el paquete, me gusta hacerlos al dente, así que siempre escojo el tiempo mínimo que marque en la fabrica. Estos, si alguien se anima a hacerlos con pasta elaborada en casa ya seria un pato gourmand!

Un una sartén poner un poco de aceite de oliva, como una cucharada por comensal mas o menos, y añadir el tomate lavado y cortado en trozos, cuadrados de unos dos centímetros. La idea no es hacer una salsa, sino calentar el tomate justo hasta el momento que comience a deshacerse pero que aun queda entero. Salar un poquito

Una vez cocida la pasta, escurirla y añadir el tomate y las hojas de albahaca. 

En el plato de cada uno, se termina de aliñar a gusto del comensal, algunos preferiran mas aceite de oliva, pero ellos mismos pueden añadir un buen chorro de este producto; y el queso rallado a gusto de cada cual. Yo coloco en la mesa recipientes con aceite, albahaca, y queso; y cada uno le da el toque personal.

NOTA: en esta ocasión yo no tenia suficiente pasta del mismo tipo para todos. Así que hice por un lado spagetti integrales, y los fetuccini era pasta fresca que conservábamos en la nevera a punto de caducar. Finalmente lo comimos todo mezclado, pero en principio lo hicimos separados y no supimos por cual decantarnos, nos gustaron ambos, así que en la primera fotografía en el plato están servidos los dos a la vez. 



Publicar un comentario