domingo, 20 de abril de 2014

COLOR DE ITALIA: AGUACATE, QUESO Y PIMIENTOS.

En Asturias no existían aguacates cuando yo era niña. Posteriormente empezaron a llegar, pero yo no sabía como prepararlos, así que no lo compre hasta que poco a poco me fui informando de la manera de utilizarlo. Mi sorpresa era que la mayor parte de ellos presentaba un color cafe con la carne de color verde amarillo, y un sabor un tanto amargo. Conclusión: decidí no comprarlos mas. En uno de mis viajes a Cuba, mi amiga Gina, me preparo un riquísimo aguacate y quede maravillada de su sabor y su textura. Le explique el problema que tenia en Asturias para comprarlos, que siempre me salían medio "pochos",  y ella me dio la solución. Me dijo: "compra el aguacate mas verde y duro que veas, llega a casa, no lo metas nunca en el frigorífico y dejado madurar al aire. Cuando veas que su color cambia y se ablanda estará listo. Si quieres que lo haga mas rápido, envuelvelo en papel de periodico". Así fue como con estos cortos consejos comencé a comer estupendos aguacates. Suelo ir al mercado y escoger los mas duros y verdes que encuentro y cada vez que compro uno, siempre tengo un pequeño pensamiento para mi amiga Gina.



Ingredientes:

2 aguacates
1 yogourt natural
1/2 limon
100 grs de queso Feta.
Ajo, un diente
Pimientos rojos
Sal, Aceite de oliva, pimienta



Preparacion:






1º Triturar la pulpa de los aguacates con el yogourt , el zumo de limon, y el diente de ajo molido. Salpimentear


2º Distribuirlo en vasos o copas. 













3º Pisar con un tenedor el queso y distribuirlo sobre las copas







4º Colocar sobre el queso unas tiras de pimientos rojos asados. o bien se compran ya asadas. o con un poco de aceite se asa el pimiento en el horno y luego se pela y se hace tiras para colocarlo encima del queso. Yo en esta ocasión he comprado unos pimientos del piquillo que venden en tarros, están hechos tiras y están asados a la leña. 





Nota: En esta ocasión como no disponía de queso feta, lo he cambiado por un excelente queso fresco de vaca al que después de pisarlo con el tenedor lo salpimenté para darle mas sabor. El resultado final ha sido magnifico.  Esta receta la he sacado de un pequeñito libro que compre en uno de mis viajase a Francia, en una parada  de un área de descanso de la autopista. se titula: " Les recetes d'or de la cuisine Gisserot. Les verrines". Marie-Heléne Rousic-Guervenou.
Publicar un comentario